Estar Feliz es Estar PRESENTE

El ser humano parece ser la única especie que pasa gran parte de su tiempo pensando en eventos pasados, posibilidades futuras y fantasías que a menudo jamás ocurren. Eso la ha dado a la especie una una ventaja para la supervivencia ya que puede anticipar peligros y preparar una respuesta por adelantado, sin embargo, eso tiene un costo en felicidad. La misión del cerebro no es ser feliz; es asegurar la supervivencia.

De los muchos estudios científicos sobre la felicidad, quiero mencionar aquí el experimento más contundente que he conocido en la materia, siendo una fuerte prueba científica de que la felicidad no depende de factores externos. La actividad que estás haciendo NO influye tanto en cómo te sientes, comparada con los pensamientos que estás teniendo.

El estudio se llamó “Una mente errante es una mente infeliz” (A Wandering Mind Is An Unhappy Mind, 2010), y fue conducido por Matthew A. Killingsworth y Daniel T. Gilbert. (1)


Esta caricatura (2) habla por sí sola. Es una mente errante, como la que tenemos la mayoría del tiempo. Es una mente infeliz...



Lo que hicieron los investigadores fue lo siguiente:

Desarrollaron una aplicación para iPhone, que sería usada por los más de 5.000 participantes del experimento. Cabe mencionar que esta es una muestra muy significativa para la validez de los resultados (3).

Cada día, en varios momentos al azar, la aplicación les pediría responder tres sencillas preguntas:

1) ¿Cómo te sientes ahora mismo? (en una escala de 0 a 100, siendo 0 la mayor infelicidad, y 100 el máximo bienestar posible).

2) ¿Qué estás haciendo ahora mismo? Aquí los sujetos eligen entre una lista de más de 20 actividades, basadas en lo que normalmente hacen en un día.

3) ¿Estás pensando en algo distinto de lo que estás haciendo? Las respuestas son: a) NO; b) SÍ, en algo placentero; c) SÍ, en algo neutro; d) SÍ, en algo displacentero.

Todos los datos se analizan estadísticamente, buscando la relación entre el grado de felicidad y las otras dos variables (actividad y pensamiento). Los resultados son contundentes: poco importa lo que estás haciendo para sentirte feliz o infeliz. Podrías estar tomando sol en una playa del caribe, o limpiando el baño de tu casa. El nivel de felicidad proviene principalmente de estar presente en lo que haces.

Los participantes del estudio que tenían la mente en otra cosa, aunque fuera en algo agradable, estaban menos felices que los que no estaban pensando en algo distinto de su actividad del momento. Por supuesto, mucho menos felices estaban los que pensaban en algo neutro o displacentero.

De acuerdo a este estudio, que la mente esté presente (o vagando), influye tres veces más en cómo te sientes que la actividad que estás realizando. Entonces la clave es “estar presente”, pero aunque estemos bien de acuerdo con esto, ponerlo en práctica puede ser algo difícil... pero afortunadamente, NO IMPOSIBLE.

De la teoría a la práctica...

Nuestra mente tiende a vagar todo el tiempo, y eso no va a cambiar por mera casualidad. Es necesario un cierto trabajo que genere las condiciones propicias para desarrollar más presencia. Para ello tenemos al menos dos caminos, complementarios el uno con el otro y respaldados por la ciencia.

1) Mindfulness: también llamado atención plena. La práctica de Mindfulness implica un acto intencional de poner atención al momento presente sin juicios (4). Esto es un habilidad, que como cualquier otra, se puede entrenar. Es el antídoto a la mente errante; una vía para sostener la atención en lo que se está haciendo.

Esta habilidad no depende de hacer actividades interesantes, sino de la voluntad de mantener la atención de esta manera. Existen muchísimas prácticas efectivas para desarrollar esta facultad, mediante la cual la atención se vuelve cada vez más libre y desprendida de los juicios que la limitan (5). Algunos ejercicios requieren tomarse un momento para practicar con una dedicación exclusiva, y otros se pueden hacer como parte de lo que ya estás haciendo, ya sea caminar, conducir, cepillar tus dientes, atar los cordones de tus zapatos, comer, etc. Una práctica simple pero muy efectiva, es mantener lo más posible tu atención en las sensaciones corporales de este momento, o volverte consciente de la respiración (observar su velocidad, profundidad, y sensaciones corporales asociadas).

Hagamos un pequeño ejercicio: intenta ahora mismo hacerte consciente de las sensaciones de tu cuerpo, tal como se presentan, sin intentar cambiarlas o provocar alguna sensación en especial. Si parece que no hay ninguna, no es problema. No se trata de provocar una sensación, sino de reconocer aquellas sensaciones de las que sí logras darte cuenta en este momento. Ahora, presta atención a la manera como estás respirando. Tal como es en este preciso momento y no como te gustaría que fuese. Si está agitada, superficial e irregular, acepta que ese es el caso en este instante, y simplemente lo permites, lo mejor que puedas. Como punto de partida, puedes dedicar al menos 5 minutos cada día a hacer esta simple práctica. Simple, pero no necesariamente fácil.


En definitiva, cualquier práctica que ayude a desarrollar esta habilidad de poner atención plena a la realidad tal cual es, tendrá el beneficio de reducir la fuerza de la mente errante, causante de tanta infelicidad.(6)

2) Estado de flujo: es lo que ocurre cuando estás completamente inmerso en una actividad, con la atención totalmente focalizada en la tarea, sin el miedo a cometer un error, te olvidas de ti mismo mientras lo haces, la noción del tiempo se distorsiona (pueden pasar horas que se sienten como minutos), y es una actividad que es un fin en sí misma, más allá del resultado que produzca (7). Esto es lo que experimenta un niño cuando está explorando un nuevo juego, o un artista que está completamente absorto en su creación, o un programador, artista marcial, chef, jardinero, deportista, escritor, etc. No importa lo que sea, se trata de algo en lo que estás completamente presente. Hacer más espacio para actividades que te evoquen este estado, garantiza una vida más plena, pues implica vivir más tiempo en un estado de total presencia, que como ya sabemos, está estrechamente relacionado con la felicidad.

Ahora, hazlo:

Al menos 5 minutos cada día incorpora una práctica de Mindfulness, y dedica cada día, al menos 20 minutos para hacer algo que realmente te gusta y/o apasiona.

Por un lado, practicar Mindfulness te ayuda a estar presente, incluso con lo que no te gusta tanto. Mientras que hacer cosas que te apasionan, te facilita entrar en estado de flujo.

El resultado de combinar ambos caminos es un alto porcentaje de tu tiempo con la mente presente, y por lo tanto, una mayor parte de tu vida estando feliz.

REFERENCIAS:

(1) Aquí en enlace al reporte original del autor http://www.danielgilbert.com/KILLINGSWORTH%20&%20GILBERT%20(2010).pdf

(2) Caricatura de Alex Gregory.

(3) Esta muestra sigue aumentando, porque el experimento sigue en curso. Cada día se agregan más datos de nuevas personas que usan la aplicación, dando cada vez más precisión al análisis estadístico. Se puede descargar la aplicación en http://www.trackyourhappiness.org

(4) Esta es la definición de Mindfulness dada por Jon Kabat-Zin, uno de los principales desarrolladores de métodos de implementar las prácticas de mindfulness adaptadas para occidentales, siendo un puente entre oriente y occidente.

(5) En el budismo, estas disposiciones de la mente, es lo que se llama aversión y avidez, siendo el aspecto reactivo de la mente a las sensaciones que experimenta. Si es agradable reacciona con avidez, y si es desagradable reacciona con aversión o rechazo. Estos son los juicios, ligados a la idea de lo bueno y lo malo, que no tienen nada de objetivo. Estas disposiciones de la mente, la esclavizan y la limitan. A través de una observación neutral, sin juicios, la mente se libera y alcanza un estado de ecuanimidad.

(6) Existe abudante material en la web sobre prácticas de Mindfulness para la vida cotidiana. Recomiendo el libro: “Mindfulness en la vida cotidiana: donde sea que vayas, ahí estás”, por Jon Kabat-Zin. Reseña aquí: https://www.leadersummaries.com/ver-resumen/mindfulness

(7) Estas son las características del estado de flujo (Flow State), descritas por Mihaly Csikszentmihalyi es su libro “Flow” (Flujo). Se puede ver una charla TED con las ideas principales del estado de flujo aquí: https://www.youtube.com/watch?v=fXIeFJCqsPs

31 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo