Cómo sanar al Niño Interno

En este artículo hago referencia a dos aspectos fundamentales en el proceso de sanar al "niño interno"


¿Qué es el niño interno? Es un concepto que se refiere a todos los aprendizajes , y registros de experiencias tempranas que tuvieron alguna carga o impacto emocional, es la fuente de todos los miedos irracionales y síntomas. En realidad, en el momento presente, son muy pocos los peligros reales a la superviviencia. La mayoría del tiempo estamos a salvo. Sin embargo, existe una parte de la mente que vive en el pasado, o bien podríamos decir que vive fuera del tiempo. Algo quedó programado en la infancia más temprana y luego se sigue repitiendo, sin importar cuanto tiempo haya pasado. Por ejemplo, si sufriste una experiencia de abandono, el niño o niña que eras puede haber sentido miedo y dolor, y eso se queda instalado de tal manera que incluso cuando han pasado 30, 40 o 50 años, la posibilidad real o imaginada de ser abandonado, despierta y activa las mismas reacciones de miedo y dolor que cuando niño. Por supuesto, ser abandonado a los 3 o 4 años representa un peligro real a la supervivencia, por lo que es natural que se despierten fuertes emociones de miedo y angustia. Sin embargo, el ser adulto y no estar en verdadero riesgo no importa para el niño interno. Este vive fuera del tiempo (es a-temporal).


La idea central es que el niño que vivió experiencias de verguenza, miedo, abandono o privación sigue vivo en la propia mente, y tiene más infuencia sobre la experiencia presente en la medida que no está consciente.


Para sanar al niño interno, un primer paso y principal es el DARSE CUENTA. Llevar la luz de la consciencia (awareness) a la experiencia de sentir dolor, miedo, verguenza o privación, sin tratar de cambiar la propia experiencia, constituye un paso clave y fundamental en la sanación. El darse cuenta, por sí mismo es curativo. Esto siginifica reconocer cuando estás en un estado de miedo, vergüenza, deprivación, shock o inseguridad, y comprender que no tiene que ver con la circunstancia real en la que te encuentras, sino con las emociones del “niño interno”. Sólo observa lo que sientes en el momento, sin tratar de cambiarlo, sólo nota, siente y permanece con tu experiencia tal cual como se presenta. Sólo lleva consciencia y permite lo que está pasando.


Otro aspecto fundamental del proceso de sanación del niño interno es lo que en inglés se llama self-parenting, que se refiere al acto de hacer de padre y madre de uno mismo, dando la contención y nutrición de lo MATERNO y la guía, aliento, dirección y soporte de la función PATERNA. Esto no se refiere a un padre o una madre como personas, sino a funciones psicológicas. Las puede desempeñar alguien que no sea el padre o la madre biológica, y otras veces pueden estar invertidos los roles. Eso es un detalle insignificante. Lo que el desarrollo emocional sano ciertamente requiere, es que esas funciones estén siendo cumplidas, y ahora en la vida adulta puedes ser tú mismo quien lo haga. En realidad, sólo tú puedes hacerlo ahora.


Para qué sirve familiarizarse con la idea del niño interno?


Esta es una forma de ampliar la comprensión de ti mismo, y además dar un marco de referencia a las emociones, estados anímicos, y comportamientos que a veces parecen no calzar con la parte más "racional", que suele entrar en disputa con las emociones aparentemente sin sentido, que sientes ante determinadas circunstancias.



Photo by Hugues de BUYER-MIMEURE on Unsplash

15 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo